jueves, 26 de junio de 2014

Pequeño trabajo, pequeño árbol

Sacando un poco de tiempo he cogido a uno de mis árboles más antiguos, es un acebuche llamado keisha porque lo recuperó mi perra hace unos años cuando salí de cacería arbustica. Hoy mi perra ya no está pero me queda este pequeño árbol como recuerdo.

Aquí por aquellos entonces


En otoño realicé un pequeño trabajo con la ramificación y lo dejé descansar


En primavera comenzaba a brotar


Aunque de momento lo pienso dejar de crecer algo más para volver a actuar con el verde, la madera si necesitaba algo de conservación pues la humedad estaba ganando terreno


Los humildes trabajos de madera que realicé van cogiendo su "no se que".



Aún le quedan algunas zonas por trabajar


La mejor forma de proteger es con el líquido de jin



En algunas zonas un poco de limpieza previa de la madera 


Y ya blanqueado vuelta a la estantería de cultivo y a esperar


Un tiempo después el acebuche tiró bastante bien y tenía que quitar alambre y reorganizar un poco todo el jaleo de la copa.



La parte baja solo tenía que recibir un pequeño pinzado y la zona superior si recibiría algo más de trabajo, de esta manera también la fuerza del árbol iría a la rama en cascada que siempre tiene menos vigor.



Ahora a dejarlo crecer y continuar su evolución.

5 comentarios:

  1. La verdad es que desde el otoño sí que está tirando fuerte, se nota que el cultivo y la situación le gustan. Al menos te queda un recuerdo de tu perra, seguro que tiene un valor sentimental importante para ti ¿o no?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Juan le tengo un cariño especial por este motivo. Aquí esta apretando el calor y con eso los acebuches se revolucionan. Un abrazo capitán

      Eliminar
  2. recuerdo cuando enseñaste la recuperación una pieza especial un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena memoria, gracias Puers por tu conentario

      Eliminar
  3. La verdad es que fué un acierto recuperar esta pieza. Se ha convertido en un ejemplar impresionante, con el valor añadido de recuerdo de tu querida perra. Espero que te acompañe muchos años.
    Un abrazo

    ResponderEliminar