lunes, 3 de diciembre de 2012

Viaje a Japón 1/3

Como pasa el tiempo, en poco  van a hacer dos años de mi viaje a Japón, en esa ocasión tuve la posibilidad de disfrutar de sus gentes, su cultura y como no del bonsai. Pude aprovechar para visitar los viveros de Omiya y algún otro de Kioto.

Durante esta semana y ya que hago dos años de casado, voy a dedicarla a hacer u monográfico de mi viaje a Japón, lo dividiré en tres entradas en las que espero poder haceros viajar a este precioso País.

La visita a Omiya marca un antes y un después en la visión del bonsaista, poder disfrutar de una población en la que sales de un buen vivero y te metes en otro mejor es algo que no se olvida.

Cualquiera de esos arboles estarían en los primeros puestos del ranking del bonsai español, años de cultivo y cuidados los abalan.


Pero el encanto se eleva cuando puedes disfrutar no solo de los bonsais, sino también del entorno, arquitectura tradicional japonesa, tranquilidad y paz, todo combinado con una gran gama de colores.

Entrada de Seiko-en
Cuando pasas la puerta de entrada a los vivero te reciben de una forma muy agradable, no escatiman esfuerzos en explicarte las cosas, pequeños trucos o posibles diseños futuros de sus arboles favoritos.

Alumnos del maestro  Yamada


Pero ya cuando acabas de alucinar es cuando estas en Mansei en, el vivero de la Leyenda Saburo kato, disfrutando de sus maravillosas coníferas cuando escuchas que te saludan en Español...

Tuve la suerte de disfrutar de una agradable charla con Juan Cruz, un alumno de mansei en que estará alli estudiando bonsai durante 5 años. Es increible como en una amena charla puedes abrir tanto la mente.

Juan Tuvo el detalle de mostrarme los arboles más conocidos de Saburo Kato, de llevarme a una sala especial donde estaban preparando arboles para la Kokufu Ten de ese año y enseñarme pequeños truquillos. A parte agradecimos ambos los "cotilleos de pasillo" relacionados con maestros, alumnos y viveros. Hablar en Español de Bonsai en Japón es la leche.

Junto con Juan en los conocidos arboles de Kato

Es un vivero inmenso

Disfrute de esta visita como nunca lo he hecho, el entorno, los bonsais, la gente,,,pero unidle la lluvia, el olor que desprenden los arboles mojados, el sonido del agua cayendo en las plantas, sin duda para mi fue una visita mágica.

Como apasionado de los shohin y con mi visita a Kioto, no podía dejar de visitar el vivero  Koju-en.

Este vivero está especializado en shohin y mame y entre sus estantes cuentan con autenticas maravillas.





La familia que dirige el vivero es muy agradable, el dueño junto con su hijo me acompañaron en la visita, también pude disfrutar de ver como trabajaba alguna pequeña joya.


Sin duda para cualquier persona y más para un aficionado al bonsai, la visita de Japón debe de estar en la Agenda de nuestra vida.

8 comentarios:

  1. montro....que bien lo debisteis de pasar,sobre to tu canalla....

    cuando veo post sobre viajes a japon me poneis los dientes largos jaja

    saludosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo que disfrute, como un niño chico, quiero repetiiiiirrrrr

      Eliminar
  2. Un sueño que todavía me queda por cumplir, gracias por reavivarlo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Juan te ánimo a que sigas con ese sueño, verás como algún día se cumple, todo aficionado al Bonsai debe de tener este viaje como meta. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Buenas noches Kei, enhorabuena y gracias por reabrir el post

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mayo gracias a ti por visitarlo y comentar

      Eliminar
  5. Gran post y que bien que te lo pasaste en Japón aunque si pasas por mi ciudad mejor jajajaj . Saludos y muy buen post , currao.!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David, ya mismo estoy allí, vete preparando jeje

      Eliminar